Opositar, una carrera de largo recorrido

Opositar, carrera de largo recorrido

Opositar es una carrera de largo recorrido, que requiere de constancia y mucho esfuerzo. Todo el mundo puede preparar unas oposiciones, lo importante es ser perseverantes. Los resultados llegarán a lo largo del tiempo.

Opositar es mucho más que estudiar. Antes de lanzarte, lo primero que tienes que tener claro es el tipo de oposición que quieres preparar. Después del esfuerzo tienes que estar satisfecho con tu nuevo puesto.

Estas son algunas claves para convertirte en opositor:

  • Qué plaza quieres conseguir: cuál es la titulación necesaria, temario, oposición libre o restringida, local o estatal…
  • Analiza tu situación personal: de cuánto tiempo dispones, te sientes con ganas de estudiar, tienes apoyo de tu familia…
  • Planifica el tiempo. Hay que ser metódicos, marcarse una rutina y cumplirla sin excepción. La clave está en la planificación: cuántos temas hay que prepara, cuánto falta hasta la convocatoria, cuántas horas puedo y debo estudiar al día…
  • Mantén la motivación. Para ello es necesario que te mentalices que conseguir tu objetivo será posible a medio plazo. No te fijes metas inalcanzables para no desmotivarte. También es importante que cuántos te rodeen te apoyen y te ayuden.
  • Se constante. No sirve estudiar una semana treinta horas y a la siguiente ninguna. Mantén un ritmo diario para que el estudio se convierta en un hábito. Indudablemente, la última semana del examen aumentarás la presión con el estudio y repaso de temas. Será la recta final.
  • Aprende a estudiar. No abarques demasiado y busca ayuda profesional. Un tema bien explicado te será mucho más fácil de estudiar y recordar, si no comprendes el temario será imposible preparar la oposición. Déjate guiar por profesores especializados, que además te darán un punto de vista profesional y te prepararán para los exámenes tipo con test y preguntas sobre el temario.
  • Descansar también en necesario. Si te dedicas al cien por cien a opositar, si se convierte en tu trabajo, asigna días de descanso como si de un empleo se tratara. Te ayudará a mantener la rutina y a renovar fuerzas.
  • Cuida tu salud. Estudiar requiere de estar muchas horas inactivo. Mantén una sana alimentación, bebe abundante agua, duerme al menos ocho horas y reserva un poco de tiempo al día para realizar algo de ejercicio.

Ahora empieza

Si otras personas lo han conseguido tú también puedes. Si estás motivado empieza cuanto antes, no esperes. Lo ideal es estar preparado cuando salga la convocatoria. De otra forma apenas dispondrás del tiempo suficiente. Solicita información en la academia, apúntate y empieza ya con tu ritmo de estudio.

¡Mucha suerte!

Leave a Reply

  • (will not be published)